Logopedia Granada  
General
¿Qué es la Logopedia?
¿Qué es la Pedagogía?
Cúando ir al especialista
Trastornos

  T. del Lenguaje
T. de la Voz
T. del Habla
Hipoacusia/Sordera
T. de la lectoescritura
Otros trastornos
 

Evaluación-intervención
Materiales
Test estandarizados
S.A.A.C.
Gabinete
Servicios
Protocolo de trabajo
Consulta on-line
Dónde encontrarnos
Otros
Diccionario
Foro



DISFASIA -TEL / RETRASO SIMPLE DEL LENGUAJE (RSL)

El retraso simple del lenguaje y el TEL o disfasia son dos conceptos distintos:

El retardo del lenguaje es la no aparición de éste a la edad en que normalmente se presenta. Esta fallta de desarrollo también se extiende a la permanencia de unos patrones lingüísticos que caracterizarían bien a niños de menos edad más allá de los que es normal. Se podría hablar de tres niveles de gravedad:

En el retraso leve del lenguaje lo que más llama la atención son distintas formas de facilitación fonológica. Desde el ounto de vista semántico, la actualización lingüística de contenidos cognitivos es ligeramente más escasa que en los niños sin retraso simple (RL). No obstante, su comprensión parece normal. Su desarrollo morfosintáctico se encuentra en un nivel normal y desde el punto de vista pragmático no se advierten distorsiones ni dificultades especiales.

En el retraso moderado del lenguaje, la reducción de patrones fonológicos es más evidente. Semánticamente , la pobreza de vocabulario expresivo es ya notoria, nombran los objetos familiares pero desconocen el nombre de muchos otros objetos y conceptos conocidos por los niños de su edad. Desde el punto de vista morfosintáctico, están presentes los signos que determinan funciones semánticas primarias: interrogación, negación, etc. Es en los signos que determinan funciones semánticas secundarias de categoría nominal (género y número) y verbal donde se manifistan claros déficit. Las funciones del lenguaje se actualizan lingüísticamente de manera pobre, con abundantes inperativos y gestos verbales de llamada de atención.

En el retraso grave del lenguaje los niños tienen reducidos sus patrones fonológicos casi al mínimo y se da la dislalia múltiple. El área del significado es pequeña en cantidad y calidad. Su sintaxis se parece a la de etapas muy primitivas (holofrase, habla telegráfica).En la pragmática se percibe una conversación centrada en si mismo. En estos niños es necesario realizar un diagnóstico diferencial respecto al retraso intelectual ligero, síndrome de inatención y sobre todo de la disfasia o TEL.

Para evaluar al niño será necesario examinar el aparato fonador externo, la respiración y las praxias orolinguofaciales. Se evaluará la fonética y fonología, la semántica, la morfosintaxis y la pragmática y dependiendo del caso se realizzarán otras pruebas alternativas como las cognitivas. La intervención logopédica dependerá de la gravedad del retraso, siendo necesario comenzar cuanto antes en los retrasos graves.

El TEL (trastorno específico del lenguaje) es una limitación significativa en la capacidad del lenguaje que sufren algunos niños, a pesar de que los factores que suelen acompañar a esta limitación (pérdida auditiva, daño cerebral, baja inteligencia, déficit motores...) no sean evidentes en estos niños. Ni es debida esta limitación a otros factores socioambientales. Uno de los criterios más utilizados para identificar el TEL es el propuesto por Leonard. Estos criterios son los siguientes:

  • Capacidad lingüística: Puntuación en los test de lenguaje de -1,25 desviaciones estándar o más baja; riesgo de devaluación social.
  • CI no verbal: CI manipulativo de 85 o más alto.
  • Audición: supera por medio de un screening los niveles convencionales.
  • Otitis media con serosidad: sin episodios recientes.
  • Disfunción neurológica: Sin evidencia de ataque, parálisis cerebral, ni lesiones cerebrales; ausencia de medicación para control de ataques.
  • Estructura oral: Ausencia de anomalías estructurales.
  • Motricidad oral: supera el screening empleando items evolutivamente apropiados.
  • Ausencia de síntomas de una integración social recíproca alterada y de restricción de actividades.

Son muchos los autores que han realizado una clasificación de este trastorno. Una de las interesantes es la de Rapin y Allen, que clasifican a los TEL de la siguiente forma:

  • Trastorno de la vertiente expresiva: En el que se incluyen dos subtipos, el trastorno de la programación fonológica y la dispraxia verbal.
  • Trastorno de comprensión y expresión: Se incluyen el trastorno fonológico- sintáctico y la agnosia auditivo- verbal.
  • Trastorno del procesamiento central de tratamiento y de la formulación: son considerados dentro de este trastorno el trastorno semántico- pregmático y el trastorno léxico- sintáctico.

Como se puede comprobar existen varios subtipos de TEL, dependiendo del componente lingüístico afectado. Por ello, es importante hacer una evaluación exhaustiva del lenguaje, tanto de la vertiente expresiva como comprensica y a todos los niveles: fonología, semántica, pregmática y morfo- sintaxis. Existen en el mercado numerosos test para evaluar el lenguaje, tanto de forma general como de uno de los componentes. Pero no siempre se pueden realizar este tipo de evaluaciones (dependerá del nivel lingüístico que tenga el niño), por lo que es conveniente realizar un análisis de una muestra de lenguaje espontáneo. Por otro lado, es necerio evaluar no sólo el componente lingüístico sino también la cognición, audición...en definitiva, es imprescindible evaluar aquellos componentes que sirven para descartar el TEL (criterios de Leonard).

La intervención logopédica dependerá del subtipo de TEL identificado. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en la rehabilitación logopédica es conocer cuáles son los componentes del lenguaje que se encuentran más alterados y aquellos que mejor conserva para construir un modelo individual de representación del funcionamiento comunicativo y lingüístico de cada sujeto. Existen estrategias de estimulación funcional, que corresponden a lo que se ha dado en llamar "métodos naturales", donde se pretende facilitar el acceso al lenguaje por parte del niño a través de situaciones privilegiadas de comunicación, en las cuales pueda recibir con claridad los elementos lingüísticos que su dificultad no le permita extraer del "caos" que para él representa la estimulación normal de su entorno. Se basan en la estabilidad y alta frecuencia de los modelos lingüísticos, conseguidas gracias al control estrecho del material y de las situaciones que se utilizan, tanto en sesiones de reeducación como en el entorno familiar. También se pueden emplear estrategias de reestructuración, donde en estos programas se pretenden construir o "reconstruir" las bases de la adquisición del lenguaje y sus primeras etapas a través de un enfoque sintomatológico organizado que proporcione al niño sistemas de facilitación. Incluyen actividades para desarrollar la discriminación auditiva, actividades para el control de la atención y el desarrollo psicomotor, actividades para el desarrollo de determinadas funciones mentales, como la memoria inmediarta, la secuenciación de acciones encadenadas o la percepción fondo- forma y actividades lingüísticas. Otro tipo de estrategias es la de comunicación alternativa. Los sistemas alternativos y aumentativos de comunicación están dando buenos resultados y se suelen usar frente al fracaso de otro tipo de estrategias. La elección del sistema se deberá ajustar al caso concreto de cada niño. Sea cual sea la orientación elegida es necesario respetar una serie de principios: mantener unritmo lento en la presentación de los estímulos. Se debe procurar la máxima claridad en la presentación contextual de las unidades lexicales y sintácticas. Es necesario reducir al máximo los motivos de dispersión de la atención. Otro de los principios es que cualquier trabajo del lenguaje debe partir de la comunicación e incluir la posibilidad de integrar cualquier iniciativa del niño. Es importante aprovechar todas las vías sensoriales. Es necesario realizar un trabajo específico sobre la percepción auditiva y por supuesto, como en cualquier intervención logopédica, la familia debe ser integrada el proceso educativo del niño.

PROTOCOLO GENERAL DE INERVENCIÓN EN DISFASIA (TEL): Los síntomas que manifiestan los niños disfásicos pueden variar considerablemente de un tipo a otro (me refiero a la clasificación mencionada arriba de Rapin y Allen). Algunos requerirán un tratamiento donde se haga más hincapié en la vertiente expresiva, otros necesitarán trabajar tanto la comprensión como la expresión y otros sujetos tendrán problemas, no tanto con la forma y contenido del lenguaje, sino con su uso (pragmática)...Aún así se pueden organizar dos grandes grupos, aquellos que poseen lenguaje oral de los que no lo tienen. Como en todas las patologías, será imprescindible realizar una evaluación exhaustiva antes de comenzar la rehabilitación.


SUJETOS SIN LENGUAJE ORAL:
Trabajar los prerrequisitos del lenguaje:
Fomento de aparición de intención comunicativa (limitación de las acciones, empleo de mediadores simbólicos para conseguir cosas).
Atención, memoria, imitación, contacto ocular, juego simbólico, juegos de turnos, etc.
Enseñanza de sistemas aumentativos/ alternativos de comunicación:
Sin ayuda: bimodal
Con ayuda: SPC

SUJETOS CON LENGUAJE ORAL:
Principios básicos para la intervención:
Comprobar el nivel de atención e imitación.
Intervención muy estructurada
Grado de participación de padres y tutores.
Niveles de Intervención:
Fonológico: Prerrequisitos (atención, percepción y discriminación auditiva. Tono, coordinación y ejecución motora de las estructuras orofaciales. Coordinación fono- respiratoria...). Producción fonética. Integración fonética/ programación fonológica.
Morfología: Género y número, adjetivos, formas verbales regulares e irregulares, participios, comparativos y superlativos, sustantivos y adjetivos derivados, pronombres personales en función de sujeto y de objeto, reflexivos y posesivos, preposiciones y conjunciones.
Sintaxis: Oraciones simples aumentando su complejidad, oraciones negativas, voz pasiva, oraciones interrogativas, coordinadas, subordinadas, comparativas...
Semántica: Adquisición atendiendo a criterios de funcionalidad: familias semánticas. Sinonimia y antonimia. Asociaciones y seriaciones.
Pragmática: Saludos y despedidas, petición, reclamar la atención, ruego, demandas de información específica, demandas de confirmación o negación, hacer preguntas, hacer comentarios, mostrar aprobación y desaprobación, protestas...
Marc Monfort y Juárez (1993) propusieron una serie de principios muy interesantes para la intervención: principio de intensidad y larga duración del tratamiento, principio de precocidad, principio de prioridad de la comunicación, de potenciación de aptitudes, multisensorial, de revisión contínua...

   
  

      © 2005 Mª Isabel Macías Cuevas - Todos los Derechos Reservados